Carta a los responsables de la película “Agua para elefantes”

Agua para Elefantes

Agua para Elefantes

En Mayo de 2010, los mundialmente reconocidos expertos en elefantes de ElephantVoices, PAWS y Los Angeles Alliance for Elephants enviaron una carta conjunta a Elisabeth Gabler y otros responsables de la película “Agua para Elefantes,” explicando porqué no debían usar elefantes de verdad en la producción. El libro Agua para Elefantes, de Sara Gruen, expone el abuso de personas y animales que tiene lugar en el circo, pero al usar animales reales para su producción, la película fomenta este maltrato.  Los autores de la carta nunca recibieron una respuesta y la película se rodó con elefantes de verdad. Aquí tienes la carta:

“Estimada Sra. Gabler,

nos dirigimos a usted como ciudadanos preocupados ​​y como expertos reconocidos a nivel mundial de elefantes salvajes y en cautiverio para expresar nuestro punto de vista con respecto a su próxima producción, Agua para Elefantes. En esta historia, un elefante llamado Rosie ocupa un lugar destacado. Tradicionalmente, Hollywood usaría animales salvajes entrenados para este papel. Sin suponer que este sea su plan, nos gustaría ofrecer información y perspectivas importantes para su consideración sobre la posible utilización de un elefante vivo en la producción de la película. Hoy en día, creemos que los animatronics y otras técnicas tecnológicas de efectos visuales mostrarían
mayor compasión y respeto por los animales al tiempo que ofrecerían los mejores resultados.

Los firmantes de esta carta incluyen Pat Derby, directora y fundadora de la Performing Animal Welfare Society (PAWS), quien pasó quince años trabajando con una variedad de animales en el cine y la televisión y quien es la autora del best-seller, “La señora y su tigre”, que expone el entrenamiento cruel, el abandono y el abuso a menudo ocultos de las producciones cinematográficas. Joyce Poole, PhD, es reconocida como una de las primeras autoridades del mundo sobre los elefantes, después de haber estudiado su comportamiento y comunicación durante más de 30 años. Ella es la fundadora de
ElephantVoices y fiduciaria de la Fundación Amboseli para los Elefantes.

Muchas de las principales autoridades de los elefantes, entre ellos científicos, conservacionistas, expertos en bienestar y veterinarios, están de acuerdo en que los elefantes no tienen cabida en el mundo del entretenimiento. Los elefantes son animales socialmente complejos, profundamente inteligentes y vigorosos y que, por su tamaño y naturaleza, no pueden adaptarse a la vida en cautividad. En la naturaleza, pasan en movimiento 20 horas al día, explorando su ambiente, buscando alimento, socializando, cuidando de sus crías y buscando compañeros, amigos y parientes. Los elefantes viven en una red social amplia que va más allá del vínculo madre-cría para incluir familiares, familia lejana, grupos, clanes, toda la población, incluidos los varones adultos, e incluso extraños. En el núcleo de esta red es la familia en la que las hembras permanecen de por vida.

Las condiciones impuestas sobre los elefantes utilizados en el entretenimiento son intrínsecamente perjudiciales para el bienestar de los individuos, ya que las necesidades físicas y sociales son siempre secundarias a la rentabilidad. Las crías son arrancadas de sus madres para domarlas y entrenarlas de manera intensiva. Por tradición y a menudo por necesidad, los elefantes se mantienen en pequeños corrales o encadenados y transportados en remolques. En el set, su espacio a menudo es aún más limitado. Estas condiciones no guardan ningún parecido con el estilo de vida natural de un elefante. La falta de espacio y de compañeros así como la inactividad física y mental, tienen enormes consecuencias para la salud del individuo y su bienestar de por vida.

Los protagonistas: Robert Pattinson y Reese witherspoon

Los protagonistas: Robert Pattinson y Reese witherspoon

El entrenamiento es un asunto violento que comienza cuando los elefantes siguen siendo bebés, dura toda la vida y es continuo, la intención es la de domar al animal y forzarlo a cumplir y ser obediente. En la industria de la actuación no puede haber margen para el error con un animal tan poderoso y tan inteligente como un elefante. Para garantizar que los elefantes actúan como se requiere de ellos, se mantienen bajo el control constante de un cuidador. La clave de este control es el bullhook, un barrote con un gancho de acero al final que se utiliza para empujar, agarrar, pinchar (lo llaman “guiar”) a los elefantes. Incluso cuando no está en uso, el bullhook sirve para recordar a los animales constantemente del dolor y del castigo que les puede ser impuesto en cualquier momento, por cualquier razón. Tan poderosa es la asociación negativa con el bullhook que un elefante que no ha visto este dispositivo en años responde de forma inmediata a su mera visión.

The Washington Post publicó una historia impactante (e incluso fotos más impactantes) el año pasado sobre el entrenamiento de las crías de elefante en el centro de cría Ringling Brothers, según lo revelado por ex entrenador Sammy Haddock. Éste describió bebés gritando (todavía en una edad en la que deberían ser amamantados) siendo separados por la fuerza de sus madres y los meses del trauma que soportaban mientras luchaban por liberarse de cuerdas y cadenas. Las posturas de las crías en las fotografías ilustran el temor de que éstas experimentan cuando tratan de liberarse de sus ataduras. Sólo cuando los bebés ceden a esta limitación, empieza la siguiente fase de formación, empleando más cuerdas, pinchándoles con bullhooks y dispositivos de descargas eléctricas. Las sesiones de entrenamiento pueden durar de tres a cuatro horas al día.

El entrenamiento empleado por Ringling Brothers and Barnum & Bailey Circus no es diferente a los utilizados por aquellos que obligan a los elefantes a actuar para películas o para paseos. (De hecho, algunos entrenadores de Hollywood proporcionan elefantes para estos dos usos, como Have Trunk Hill Travel, con sede en el sur de California.) Este entrenamiento es siempre reservado, realizado en instalaciones de entrenamiento lejos de la producción para asegurar el control total y el rendimiento consistente que el controlador necesita una vez en el rodaje. Esto también evita el control en el set de los  inspectores y el escrutinio de los actores y el equipo que podrían oponerse a las prácticas de formación.

La profundidad del conocimiento que tenemos como sociedad sobre los elefantes, sus vidas naturales y sus necesidades, y en concreto lo que sabemos de su sufrimiento en cautiverio, deberían obligar a cualquier persona de la industria del cine a utilizar alternativas a los animales vivos en el set. Seguramente, en este momento
de tecnologías de cine y de Internet avanzadas, incluyendo animatronics y efectos visuales, no hay razón para no hacerlo. Los avances realizados en esta área permiten que las películas que se realicen sin la crueldad o el daño que existe, aunque este pueda no ser aparente en el set.

El uso de elefantes en los circos, zoológicos y en el entretenimiento es un tema muy controvertido que atrae la atención de los medios, y de la opinión pública crecientemente concienciada por su bienestar. Nosotros, por lo tanto, creemos que los equipos de producción deberían preocuparse por las relaciones públicas que puedan derivarse como consecuencias del uso de elefantes vivos.

Como los lectores y fans de Agua para Elefantes, creemos que la creación por ordenador de elefantes y otros animales salvajes en la producción de la película sería coherente con uno de los mensajes centrales del libro, que expone a la explotación cruel y el abuso de humanos y animales en el circo. Mediante el uso de la tecnología informática su estudio no perpetuaría la explotación y el abuso real de estos inteligentes  animales salvajes. Más bien, la producción enviaría un mensaje muy claro al público que confirmaría la postura vanguardista de Hollywood hacia una sociedad éticamente consciente.

La mayoría de los elefantes en zoológicos, circos y entretenimiento fueron separados por la fuerza de sus familias en la naturaleza y han sufrido la captura, técnicas de entrenamiento horribles y el encierro. De hecho, sus tristes historias no son muy diferentes a la de Rosie, el elefante de Agua para Elefantes. ¿Qué mejor manera de celebrar el espíritu de su personaje y el libro, que optando por la opción más compasiva posible y absteniéndose de utilizar animales salvajes que también han sufrido en nombre del entretenimiento?

Esperamos poder ver y disfrutar de un Agua para Elefantes libre de animales en un futuro cercano, y estaremos encantados de aportarles más información sobre si así lo
desean. Agradeceríamos oír de usted sobre esta importante cuestión.

Respetuosamente,”

 La entidad francesa One Voice, creó una campaña al respecto de esta película:

http://www.water-for-elephants.com/es/

Esta entrada fue publicada en Cine, Denuncia, Sin categoría y etiquetada , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*