Explotar a un tigre para vender barritas de control de peso

bicenturyCuando hemos visto el último anuncio de Bicentury, empresa de productos alimenticios para el control de peso, no nos lo podíamos creer: ¿Realmente todavía existen marcas y empresas que desconocen los problemas que implica utilizar animales salvajes en televisión y publicidad? ¿O que no son conscientes de que existen alternativas éticas? ¿Y que todavía no se han dado cuenta del rechazo que este tipo de producciones provoca a nivel social? Y sobre todo: ¿De verdad es necesario explotar a un tigre para vender barritas de control de peso?

Desde FAADA nos pusimos en contacto tanto con Bicentury como con la agencia de publicidad responsable del anuncio – Vinizius Y&R – para informarles de las problemáticas generales así como de los problemas específicos que padece el tigre protagonista de su anuncio. Una semana después no hemos recibido ningún tipo de respuesta. A continuación os dejamos el mail que hicimos llegar a ambos: ahora está en las manos de los consumidores, decidir si quieren seguir comprando los productos de empresas que en 2016 siguen recurriendo a la explotación animal para vender.

“Apreciados señores,

Nos dirigimos a ustedes desde FAADA, Fundación sin ánimo de lucro de protección de los animales, entidad colaboradora de la Generalitat de Catalunya inscrita en el Registro de Fundaciones del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente con el número 1/2004 y miembro de varias coaliciones internacionales de defensa de la fauna salvaje (ENDCAP entre otras).

Les escribimos en referencia al anuncio “Bicentury Proteina” protagonizado por la tigresa de Bengala Noa.

En primer lugar nos gustaría informarles de que los animales salvajes utilizados en el sector audiovisual viven en condiciones antinaturales y son forzados a realizar comportamientos impropios para su especie, algo que se suele traducir en graves problemas físicos y psicológicos.

Aunque a primera vista pueda no resultar evidente, estos animales padecen miedo y ansiedad y muestran comportamientos estereotipados debido al estrés. Varios de ellos han sido mutilados para que resulte más fácil y seguro trabajar con ellos: Noa por ejemplo ha sido desungulada, es decir ha sido sometida a una dolorosa operación que implica la amputación de la última falange del dedo del animal, base del tendón retráctil y lugar del nacimiento de la uña. Este tipo de amputación, que priva el felino de las uñas que a lo largo de su vida habría utilizado para rascar, jugar, caminar, ayudarse a comer y defenderse, puede acabar provocando infecciones en las falanges, problemas articulares, esqueléticos, óseos y musculares y dificultades al andar (más información aquí)

Noa vive en una jaula de reducidas dimensiones y priva de enriquecimiento ambiental y es entrenada mediante la manipulación por hambre (mantener al animal en un estado de hambre para que, en el momento oportuno, actúe a cambio de comida). Su madre Melody – que rechazó a Noa al nacer así como a menudo hacen los animales salvajes en cautividad que no pueden llevar a cabo sus conductas normales – y su padre Sherechan ya no salen de sus jaulas: es esto el destino de la gran mayoría de los animales empleados en esta industria ya que, cuando se hacen demasiado grandes y fuertes resulta imposible (y seguro) interactuar con ellos.

Aunque la empresa Fauna y Acción afirme ser un centro de rescate de animales, les informamos que ningún santuario real criaría animales en cautividad para explotarles con fines de lucro, ni trabajaría con animales de circo tal y como hace esta empresa. Un centro de rescate no mantendría a sus animales en jaulas ni les pediría que llevaran a cabo comportamientos anti-naturales. Y, por supuesto, no mutilaría a los animales a los que ofrece refugio.

Varios estudios científicos además indican que el uso de especies amenazadas (como es el caso del tigre, animal en grave peligro de extinción) en películas y anuncios ofrece al público una percepción incorrecta y distorsionada del estado real de estos animales, llevando las personas a pensar que si están actuando en televisión no pueden ser especies amenazadas.

Pueden encontrar mucha más informacion sobre los problemas relacionados con el uso de animales en publicidad en nuestra web www.adnimalsfree.org .

La sociedad es cada vez más consciente de dichas problemáticas, de hecho, como seguramente habrán podido ver, el anuncio ha recibido varias críticas en redes sociales justamente debido al uso de la tigresa.

No nos cabe duda de que desde su empresa se actuó con las mejores intenciones a la hora de realizar el anuncio, pero teniendo en cuenta todas las problemáticas indicadas, les invitamos a retirar o modificar el mismo.

Desde FAADA quedamos a su completa disposición para cualquier pregunta adicional puedan tener sobre el tema y estaremos encantados de reunirnos con ustedes en cado lo consideren necesario.

A la espera de sus comentarios,

Gracias y un cordial saludo”

Esta entrada fue publicada en Denuncia, Publicidad. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*