La nueva moda del mascotismo, el suricata

olmos y robles

Después del mono capuchino, el mapache, la tortuga de florida y el cerdo vietnamita, la nueva moda en “mascotas” es el suricata. Esta moda, que empezó en Estados Unidos y Reino Unido, se ha ido propagando y ya ha llegado a España. El gran éxito comercial de estos animales ha sido promovido por anuncios, películas y series de televisión. Por ejemplo, en la serie Olmos y Robles, uno de los personajes tiene a un suricata como animal de compañía. Desde los medios, se presenta a los animales salvajes como individuos simpáticos y dóciles, pero no se hace mención alguna a los problemas de tenerlos en casa o a las consecuencias que esto comporta.

La problemática de los animales salvajes como mascota:

Las personas que adquieren un animal salvaje para mantenerlo en su casa como animal de compañía, lo hacen por simple moda. No conocen la biología de la especie en cuestión y, por lo tanto, ni se plantean si podrán cubrir sus necesidades.

En muchos casos, cuando los animales se hacen adultos, crecen más de lo esperado o muestran comportamientos molestos, por ejemplo agresividad, son abandonados por sus propietarios. Los centros de rescate y refugios de animales se colapsan y, los que quedan sueltos causan graves consecuencias al medio ambiente como fauna invasora.

suricata - copiaLos animales que permanecen en casas de particulares viviendo como mascotas suelen tener falta de bienestar pues sus necesidades básicas no pueden cubrirse con la infraestructura y conocimientos de las personas que han decidido seguir la moda.

Además, el comercio con animales salvajes es un problema creciente actualmente. Cualquier persona puede comprar fácilmente cualquier tipo de animal, ya sea en tiendas o por internet, sin necesidad de presentar garantías de que se vaya a cuidar bien. Generalmente el vendedor no da consejos sobre cómo debería cuidarse esa especie en concreto ni pregunta sobre la vivienda, situación o conocimientos del comprador. Es una transacción como lo sería la de cualquier objeto.

El suricata es un claro ejemplo. En el Reino Unido esta especie es la última moda en animales de compañía, y muchas organizaciones se han levantado en contra de su comercio. La Sociedad de Protección de Animales en Cautividad (CAPS) ha creado una campaña para informar bien a las personas antes de que decidan comprar un animal.

casa particularAnnie Davis, especialista en rescate de suricatas, en un reportaje en el Daily Mail, habla sobre la problemática latente de los suricatas y asegura que tiene “de 10 a 20 llamadas a la semana de personas que han comprado un suricato como un pequeño cachorro pensando que es una criatura de peluche. Pero a los tres meses de edad, cuando madura, el animal se ha vuelto agresivo y comienza a destrozar la casa.” Se conocen casos de suricatas que se muerden sus propias patas a causa del estrés y la angustia que les provoca la cautividad. Hasta se han encontrado casos en que los propietarios los alimentan con comida para gatos y los mantienen encerrados en jaulas.

Los suricatas (Suricata suricatta)

Estos pequeños mamíferos, de la familia de la mangosta, son originarios de las sabanas y los desiertos Sudafricanos.

suricataSe trata de animales muy sociales, que viven en grupos llamados clanes, en colonias subterráneas. Cada clan está formado por 10-30 individuos, y cada individuo tiene un rol específico. El rol más importante es el de centinela, que vigila la llegada de intrusos a sus territorios. De esta manera los demás suricatas del clan pueden jugar o acicalarse tranquilamente fuera de su madriguera. Este rol de centinela se va rotando entre los diferentes individuos del clan.

A parte de las madrigueras que componen la colonia subterránea, los suricatas también cavan hoyos provisionales para resguardarse frente a una alerta de peligro inminente.

Estos animales son muy territoriales, por lo que los ataques entre clanes no son raros cuando uno invade los dominios del otro. Por el contrario, entre individuos de un mismo clan las relaciones son buenas y fuertes.

tomandosolUn hecho curioso es que les gusta mucho tomar el sol, lo necesitan para absorber calor así que suelen salir y tumbarse por las mañanas y en las últimas horas de la tarde. Además su actividad está determinada por la temperatura del suelo, por lo que solo se mantienen activos durante las horas de sol.

 

El suricata como mascota

La pregunta que cualquier persona se tendría que plantear antes de adquirir un individuo de esta especie sería: ¿son los suricatas adecuados como animal de compañía?

Para contestar esta pregunta basta con analizar cómo son y viven estos animales en libertad, su comportamiento y sus necesidades.

grupo1. El hecho de que sean sociales y vivan en grandes grupos hace inviable tener un individuo solo en casa. La compañía de un humano nunca podrá sustituir la de otro individuo de la misma especie.

2.Uno de sus comportamientos naturales es cavar, tanto las madrigueras en las que viven como hoyos donde esconderse. Por tanto es muy normal que un suricata en una casa pueda ocasionar lo que las personas consideraríamos “destrozos” en el mobiliario.

3. En cuanto al alojamiento, los suricatas necesitan suelo de tierra de unos cuantos metros de profundidad para que puedan cavar, pero a la vez, bajo esta capa de tierra tendría que estar cimentado para evitar posibles fugas, por lo que un simple jardín no es un hábitat adecuado.

4. En su hábitat natural, para el que están adaptados, las temperaturas son altas y la humedad baja; otras condiciones climáticas pueden afectar a su salud. Para ellos el acceso a la luz del sol es muy importante y su actividad viene condicionada por la temperatura del suelo.

5. Son territoriales, por lo que a medida que crecen los suricatas comienzan a marcar su territorio así como a sus seres queridos con un aroma que proviene de sus glándulas anales. Si se encuentran en una casa marcarán la casa y todo lo que se encuentre en ella con esta sustancia cuyo olor no suele ser del agrado de las personas.

dientes6. Aunque se tenga esa imagen de suricatas divertidos y adorables, no hemos de olvidar que su naturaleza es salvaje y muerden. Criarlo desde pequeño y cuidarlo mucho no asegura evitar el mordisco, ya que pueden morder por todo tipo de razones, hasta por diversión. Tienen unos colmillos muy largos y agudos que fácilmente perforan la piel. Las mordeduras tienden a ser profundas, dolorosas y pueden llegar a causar infecciones graves.

7. Son animales muy inteligentes y con una alto nivel de actividad. En cautividad requieren de un buen enriquecimiento ambiental y actividad constante para evitar que el aburrimiento y el estrés les haga enfermar.

8. Su alimentación es compleja. Se alimenta principalmente de insectos, pero también incluye en su dieta otros alimentos como carne de serpientes, grillos, arañas, escorpiones, ciempiés, aves y mamíferos pequeños, además de huevos y materia vegetal. Siempre han de tener agua a su disposición.

Está claro que los suricatas, como los demás animales salvajes, tienen unas necesidades muy complejas que no pueden ser atendidas en cautividad, y especialmente en casas particulares. Mantener animales salvajes en buen estado fuera de su hábitat natural cuesta mucho dinero y tiempo, requiere mucho espacio y disponer de amplios conocimientos. Es muy probable que aún con los mejores deseos y esfuerzos, un suricata en una casa tenga problemas de bienestar.

Además hay que tener en cuenta que aunque actualmente los suricatas se pueden adquirir fácil y legalmente en tiendas e incluso por internet, muchos de ellos (o sus progenitores) son capturados de la naturaleza de forma ilegal. Comprando un suricata se está participando en un comercio que perjudica a las poblaciones naturales de esta especie.

suricata_con_correa

Esta entrada fue publicada en Denuncia y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a La nueva moda del mascotismo, el suricata

  1. Carlos Toledo dijo:

    Los Suricatos son horribles…son gatos….roedores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*